A pocos días de finalizar el período de la actual legislatura, algunos diputados comenzaron a empacar sus cosas dentro de las oficinas; muchos lamentan el poco trabajo realizado durante el período y aseguran que se pudo haber realizado mucho más.

«Nosotros nos vamos con la cara y que no fuimos sobornados ni chantajeados por nadie» aseguró Nidia Díaz.

La mayoría de los diputados han comenzado a desmantelar sus cosas desde hace un mes, y explicaron que todo lo perteneciente a la Asamblea Legislativa será entregado a la Oficina de Activos Fijos y será la nueva legislatura la que decidirá si seguirá siendo utilizado.