Desde este sábado hasta el lunes, los tres días festivos de Semana Santa en Italia, el país permanecerá cerrado luego de ser considerado zona roja ante las alzas de casos de COVID-19.

Para hacer respetar los cierres aumentaron los controles en las carreteras de salida de las grandes ciudades y también en los litorales, que en estos días solían llenarse de visitantes.

La única excepción es que se permite , salir de casa para ir a visitar a parientes y amigos pero sólo dos adultos con hijos menores de 14 años o con personas dependientes el mismo número de personas que se pueden recibir en casa, y solamente en el mismo municipio.

Además, los establecimientos de comida solo pueden brindar el servicio a domicilio y servicios básicos funcionan con horarios restringidos.